lunes, 10 de enero de 2011

Eugenio María de Hostos: Ciudadano de las Américas...

"Educa a la mujer para que sea ella quien eduque a los niños que serán los hombres que forjarán la patria...! 
Chile, 1873.


Eugenio María de Hsotos, el Ciudadano de las Américas, como se le conoce por su gestión en favor de la unión de los países de América, nació el 11 de enero de 1839 en Mayagüez, Puerto Rico en 1839. Dedicó su vida al servicio de los demás desde el campo político, pedagógico y la literatura.


Cursó sus estudios primarios en el Liceo de San Juan de Puerto Rico, prosiguió sus estudios secundarios en España y continuó en la Facultad de Derecho de Madrid. Luego, viajó a París, de allí a Nueva York, desde donde luchó por la Independencia de Cuba donde, más adelante fundaría el periódico "La revolución", con este fin.


A partir de 1871, comenzó a recorrer América del Sur (Colombia, Perú, Chile, Argentina y Brasil), defendiendo su ideario antillano en defensa de la libertad de sus pueblos. A través del tiempo y de su paso por estos países hermanos, fue dejando su huella y su contribución al progreso y la educación de América del Sur.


En Chile, profundizó en sus ideas educativas y en la instrucción de la mujer; allí publicó "El Juicio crítico de Hamlet". Fue miembro de la Academia de la Academia de Bellas Letras de Santiago.


En Argentina, propició la construcción del ferrocarril trasandino, que lleva su nombre. Primer tren en cruzas la Cordillera de los Andes. Allí también su pluma se dejó sentir al publicar artículos en el Diario "La Nación".


En Brasil se dedicó a escribir sobre la exuberancia de la naturaleza en esta zona.


En 1874, dirigió con el escritor cubano Enrique Piñeyro la América Ilustrada. En este año regresó a Nueva York.


En 1875, regresó a las Antillas, a la única isla libre, la República Dominicana; y en Puerto Plata, Santo Domingo, dirigió Las Tres Antillas. El ideal de Hostos era lograr la Confederación Antillana.


Volvió nuevamente a Nueva York. Luego se dirigió a Caracas, y allí contrajo matrimonio con Belinda de Ayala Quintana.


Al concluir la guerra de Cuba (1868-1878), con la firma de la paz del Zanjón, regresó a Santo Domingo, República Dominicana, donde fue nombrado Director de la Escuela Normal y fue profesor de Derecho y de Economía Política en el Instituto Profesional.


Regresa a Chile en 1889, donde ejerció tareas docentes, fue Director del Liceo de Chillán y del Liceo Amunástegui de Santiago. Allí realizó varias publicaciones y estudios pedagógicos, literarios y políticos.


Al estallar en 1898 nuevamente la guerra en Cuba, regresó a Puerto Rico para luchar por la libertad. No obstante, tuvo que recurrir al exilio por persecución política, acto que lo lleva, en 1900, a establecer su residencia permanente en Santo Domingo, donde fue designado Director General de Enseñanza Normal.


Este hombre, más americano que puertorriqueño, falleció en Santo Domingo el 11 de agosto de 1903. Desafortunadamente, su pensamiento en torno a la educación y la mujer, sus valores, ideología calaron profundo en los países de América del Sur y el Caribe, más que en la Tierra que le vio nacer. Es por eso que debemos continuar divulgando su obra y su pensamiento. Para que nunca mueran en la memoria colectiva...


Para leer más sobre su vida y obras puedes consultar la siguiente página: http://www.bibliotecasvirtuales.com/biblioteca/LiteraturaLatinoamericana/deHostos/index.asp

No hay comentarios: